Tabarca es una isla que se encuentra muy cerca de Alicante, destino que cuenta con un clima benigno durante prácticamente todo el año, por lo que se puede visitar en cualquier momento. Si nos preguntamos qué hacer en Tabarca, podríamos pensar que hay poco debido a que es una isla que tiene poco más de 1,8 kilómetros de largo y en su parte más ancha son 400 metros, pero hay mucho que ver.

Lo que se puede hacer en Tabarca

Este destino tiene un buen número de rincones para ser visitados, y conocerlo es como hacer un viaje en el tiempo, porque nos encontraremos con un gran número de edificios con gran historia. Una de las construcciones más conocidas es la iglesia de estilo barroco o la antigua casa del Gobernador, hoy en día restaurada y convertida en un hotel, pero en la que se han respetado muchos de los detalles de la construcción original.

En temporada baja, cuando hay menos afluencia de turistas, los viajes a Tabarca también son bastante comunes y en ellos se pueden hacer pequeñas rutas recorriendo la zona de campo que tiene la isla, donde se puede llegar a lo que era antaño el faro y que, actualmente, es un laboratorio dedicado a la biología marina, o también admirar el conocido como Torreón de San José.

Si se va en verano, no hay excusa para no darse un chapuzón en el agua de cualquiera de las calas que rodean toda la isla. La calidad de agua es tal que es muy recomendable para hacer submarinismo o snorkel, donde se podrá disfrutar de una gran biodiversidad submarina.

También se puede tomar el sol en estas calas, navegar en barco o algo tan terrenal pero delicioso como probar lo mejor de la gastronomía alicantina, algo capaz de sorprender a cualquier paladar, por exigente que este sea.

Sin duda, son muchas las razones por las que visitar Tabarca y muchas cosas que hacer en un lugar tan especial como este, ¿aún no lo conoces?

Usamos cookies para mejorar la experiencia de usuario. Navegando aceptas nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies