Visitar Alicante puede ser una estupenda idea, porque siempre tiene mucho que ofrecer a todo el mundo.

¿Qué hacer en Alicante? Dado que se trata de un destino eminentemente turístico, es lógico que haya mil y una propuestas para llevar a cabo.

Escápate a Tabarca

Una de esas propuestas son los viajes a Tabarca, una isla a escasos 4 kilómetros de Santa Pola.

Tiene una superficie de poco más de 0,3Km², declarada como Bien de Interés Cultural. Es un formidable rincón para desconectar por completo de la rutina y disfrutar de las vacaciones, siempre teniendo como compañeros al Mar Mediterráneo y a la singularidad de esta isla, que tiene el honor de ser la primera reserva marina declarada en España.

Esta isla, de visita obligada, cuenta con una gran riqueza patrimonial y natural, lo que hace que sea uno de los destinos indiscutibles siempre que se visite Alicante. Se puede llegar a ella en barco o catamarán, saliendo desde las localidades de Santa Pola, Guardamar, Torrevieja, Benidorm y Alicante, por lo que no habrá problema en llegar a la isla en cualquier momento.

Una de sus características es que cuenta prácticamente con la misma estructura que tenía en el siglo XVII, lo que convertirá a la visita en casi un viaje por el tiempo.

Hay rincones de obligada visita como la zona de intramuros, considerada como Conjunto Histórico Artístico desde el año 1964.

No hay que dejar de visitar la iglesia de San Pedro y San Pablo, el museo del pueblo, la casa del Gobernador, la Plaça Gran y dar un paseo por el exterior de la ciudadela entre otros rincones, haciendo de la visita algo muy agradable y que invitará a volver en cualquier momento.

Tampoco hay que olvidarse de degustar su gastronomía, de tomar en sol  en la playa central, o playita como se conoce popularmente, e incluso darse un chapuzón en sus cristalinas aguas para nadar, hacer snorkel o submarinismo.

¿Aún no conoces Tabarca?

Usamos cookies para mejorar la experiencia de usuario. Navegando aceptas nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies