No hay duda de que, a pesar de su tamaño, la isla de Tabarca tiene mucho que ofrecer a todos los viajeros que se animan cada año a visitar este fantástico lugar.

En los viajes a Tabarca hay un rincón de visita obligada que todo el mundo debería conocer, la muralla, uno de los símbolos más destacados de esta isla.

Un poco de información sobre la muralla de Tabarca

La muralla se ha convertido en uno de los imprescindibles de Tabarca, siendo uno de los principales referentes turísticos de la Costa Blanca.

A pesar de ello, la isla no es un rincón demasiado grande, tiene unos 1800 metros de largo y aproximadamente 400 metros en la parte más ancha.

Esta muralla forma parte de la gran riqueza arquitectónica que tiene Tabarca. Fue consruida en piedra de sillería y sus portadas de acceso cuentan con bóvedas de cantería.

Además, también podemos ver diferentes clases de inscripciones e incluso escudos de armas reales.

En esta muralla podemos encontrar tres puertas: la Puerta de la Trancada o de San Gabriel, la Puerta de Levante o de San Rafael y la de Tierra, San Miguel o de Alicante.

La muralla recorre gran parte de la isla y, en una zona que está más alejada de la zona centro, podemos encontrar la Torre de San José, de poco más de 27 metros de altura, la cual, junto a la muralla, era un emplazamiento estratégico que cumplía funciones de vigilancia de la isla ante los ataques de los piratas.

A pesar de que la muralla estuvo bastante abandonada y con notables deterioros hasta la década de los ochenta, no se tardó mucho en invertir para su mejora, sobre todo teniendo en cuenta que esta muralla estaba declarada como Conjunto Histórico-Artístico desde el año 1964. Hoy en día se ha convertido en uno de los imprescindibles en los viajes a Tabarca. ¿Aún no la conoces?

Usamos cookies para mejorar la experiencia de usuario. Navegando aceptas nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies