Las calas que hay en la isla de Tabarca son uno de los grandes atractivos de este importante destino turístico. Podemos calificarlas como imprescindibles de Tabarca y es que, en realidad, son rincones que pueden dejar impresionado a cualquier viajero. Entre ellas se encuentra la  cala donde está Cova Llop Marí.

Cova Llop Marí, un imprescindible de Tabarca

Es un rincón ideal para visitar en cualquier momento del verano, sobre todo si se hace practicando snorkel, es decir, con unas gafas y un tubo de buceo. De esta forma, se podrá conocer desde otro punto de vista este fantástico rincón de la isla de Tabarca.

Derrocha vida por todos lados, pudiéndose ver diferentes especies de aves como la doncella o el fadri, muy comunes en esta zona de costa. Bajo el agua se pueden encontrar otras especies como las salpas, raspallones, mojarras, Posidonia oceánica, etc., dejando patente la gran importancia biológica de este destino.

Un consejo: si vas a bucear, es muy aconsejable que balices tu posición dado que aunque esta zona se encuentra muy próxima a la costa, puede pasar alguna que otra embarcación. Así te ahorrarás llevarte un susto.

De este lugar se dice que a finales del siglo XIX, aquí recaló una pareja de lobos marinos y eligieron este lugar para alumbrar a su hijo. Los isleños de aquel entonces, consideraron que era un peligro y decidieron ir a por ellos.

Del susto, se provocó el parto, la cría nació muerta y la tristeza de la madre fue tal que también falleció. El macho también sufrió la pérdida de su pareja y la cría. Se dice que estuvo hasta tres días aullando de dolor hasta que falleció. Algunos habitantes de Tabarca afirman que en noches de luna llena se escuchan aullidos desde el interior de la gruta, tan fuertes que pueden escucharse incluso desde Santa Pola.

¿Quieres viajar a Tabarca para conocer este lugar tan especial? ¡Reserva tu viaje!

Usamos cookies para mejorar la experiencia de usuario. Navegando aceptas nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies