La gastronomía alicantina es uno de los grandes alicientes que todo viajero debería tener en cuenta siempre que visite un destino como este, el cual no deja indiferente a nadie, ni siquiera cuando nos sentamos a la mesa, porque siempre sorprende a todo el mundo con la calidad y excelencia de sus platos.

Lo mejor de la gastronomía alicantina

Los viajes a Tabarca pueden convertirse en una experiencia única, porque se puede degustar lo mejor del recetario alicantino, como el caldero, la fideuá o el delicioso y reconocido arroz a banda.

El caldero es un plato típico que se hacía en las embarcaciones de los marineros y, el nombre de este plato procede de eso, de que estos lo preparaban en un caldero de hierro fundido, que se ha mantenido como un gran exponente de la cocina de mar de la gastronomía alicantina.

Es un plato muy original, porque está compuesto de dos elaboraciones, una es el propio caldero, que se hace con pescado, como: dentón, mero, lechola, gallo, etc. Así como con morralla de pescado, y otro es el arroz, que se prepara con el caldo sobrante del caldero, lo que le proporciona un sabor realmente delicioso.

Por su parte, la fideuá es otro de los grandes abanderados de la gastronomía alicantina, algo que se puede disfrutar en cualquiera de los viajes a Tabarca. Cuenta con ingredientes parecidos a los de una buena paella de marisco, a excepción de que no tiene arroz sino que se le echan fideos gruesos. Pero se acompaña de pescado, calamar, mariscos… etc, haciendo de este plato algo indispensable de probar.

Finalizamos con el arroz a banda, otro de los tesoros gastronómicos alicantinos. Es un plato sencillo y no tiene tantos ingredientes como muchos otros platos de arroz de la cocina alicantina. Lleva arroz redondo, picada de ñora, ajos, tomate, fumet de pescado de roca, gambas y sepia, con un sabor que no deja indiferente a nadie.

¿Aún no has probado estas elaboraciones?

Usamos cookies para mejorar la experiencia de usuario. Navegando aceptas nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies